A continuación se exponen las Publicaciones del Blog según preferencias.

sábado, 25 de abril de 2009

Dinosauria, la muestra.

Cuatro son los espacios del edificio – salón de exposiciones de la Caixa Rural de Vila-Real ocupados por la Muestra “Dinosauria”, una exposición que ha sido posible gracias a EDC Natura – Fundación Omacha, el Ayuntamiento de la ciudad castellonense (Villarreal, Comunidad Valenciana, España) y la propia Caixa. Dinosauria permite contemplar brevemente el panorama paleontológico que los yacimientos valencianos y catalanes nos brindan acerca de los Dinosaurios que habitaron la región hace unos 75.000.000 de años.
Las dos primeras salas de la muestra exhiben la historia y el estado actual del yacimiento Anna, ubicado en la localidad valenciana de Cinctorres (Comarca de Els Ports, al Norte de la provincia de Castellón), profundizando en la cronología de hallazgos y la naturaleza de las piezas extraídas del estrato cretácico. Cuatro vitrinas en las que pueden verse piezas de Brachiosauridae, Allosauroidea y Dacentrurus armatus entre otros, un ensamblaje de esqueletos en representación de especies locales (Hypsilophodon foxii y un Dromaeosauridae indeterminado) y numerosas pancartas divulgativas componen el contenido material que representa al citado yacimiento.


Vista diagonal de la primera sala.

Ensamblaje artístico de especies autóctonas.

Las restantes salas, otras dos, exponen una recopilación de datos y muestras provenientes tanto de excavaciones de Morella, Carlet y Xera en la Comunidad Valenciana como de Orcau e Isona i Conca Dellá en Catalunya entre otras. Aquí podemos ver también cuatro o cinto vitrinas en las que se alojan piezas de Baryonychinae y Rhabdodon entre otros y diversas pancartas informativas, además del ensamblaje de un adulto Iguanodon bernissartensis.

Panorama de la tercera sala.

Reconstrucción de un esqueleto.

Esta muestra abrió sus puertas el pasado 26 de Marzo como parte del programa integrado en el VI Simposium internacional de Naturaleza y fotografía, en el cual se ha prestado una especial atención a los Dinosaurios del Levante ibérico; podrá ser visitada hasta el próximo 30 de Abril y la entrada es gratuita. Para quienes la visita no esté a su alcance, les ofrezco un paquete de instantáneas tomadas en el Salón de Exposiciones el pasado día 22 o si lo prefieren pueden obtener una recopilación de artículos sobre la materia publicados en la revista oficial de EDC Natura – Fundación Omacha “Nostra terra” en formato “.pdf”; para ello solo tienen que solicitarlo escribiendo un comentario en esta entrada.

lunes, 20 de abril de 2009

¿Hay alguien ahí fuera?

Desde tiempos que distan más allá de donde alcanza la memoria y la historia, la humanidad siempre se ha preguntado si era Tierra el único punto habitado del Universo y si cabía esperar inteligencia mas allá de las nubes. Las fábulas sobre Dioses de todo tipo han tratado de paliar una profunda soledad y han calmado nuestros miedos frente a lo desconocido, pero todo ello nunca nos ha brindado respuesta alguna, pues como en el fondo siempre hemos sabido que sin humanos no puede haber Dios alguno, puesto que ninguna otra especie es tan vanidosa como para pensar que para ella fue creado todo el Universo, hemos sentido la necesidad de recurrir a otros métodos para satisfacer nuestra inquebrantable sed de saber y dar respuesta a nuestras preguntas.
Son muy numerosos los proyectos enfocados desde el prisma de la Ciencia que desde fechas más recientes han tratado de esclarecer si es posible la vida más allá de nuestro humilde planeta, la variedad de técnicas y planteamientos son ya incontables, pero me gustaría centrar la atención en un ambicioso pero a la vez sensato y prometedor proyecto, el cual ha dado su más comprometido paso el pasado seis de Marzo; se trata del Proyecto Kepler.
A Johannes Kepler, descubridor en el siglo XVII de las leyes astronómicas que llevan su nombre, ha sido dedicado el satélite artificial que la NASA ha puesto en órbita con el fin de hallar planetas propicios para la manifestación de la vida más allá de nuestro Sistema Solar. Si no surgen problemas, el satélite orbitará al menos durante dos años y medio en torno al Sol; tratándose de un telescopio orbital de gran definición con sus 95 cm. de apertura y su cámara CCD de 95 megapixels, el aparato escudriñará más de 100.000 estrellas en busca de planetas en tránsito. Se trata del primer sistema que realmente posee capacidad real para detectar y estudiar planetas del tamaño de la Tierra cuyas órbitas sean óptimas para propiciar un clima adecuado para la presencia biológica.

Representación del Telescopio espacial Kepler (NASA).

No estamos más que ante un primitivo intento de hallar mundos habitables, aunque por ahora no sabremos si están realmente habitados o no, pero con éste y otros estudios que quizá me anime a presentar en el futuro tendremos la oportunidad de responder gradualmente a aquellas viejas preguntas que desde siempre han estado ligadas a la condición humana.

sábado, 11 de abril de 2009

Extintos, pero no olvidados.

Ya que hace unos días ofrecí un breve repaso a las novedades criptozoológicas que han pasado a engrosar nuestros conocimientos sobre la diversidad biológica del plantea, ahora le toca el turno a los hallazgos paleontológicos, los cuales no solo nos brindan la oportunidad de conocer la Fauna extinta, sino que además nos ofrecen pistas sobre los devenires evolutivos que forjaron la vida Animal que hoy contemplamos.
Para no perder la costumbre, empezaré por los yacimientos cercanos a mi entorno, mencionando el nuevo género y especie descritos por Miguel Ángel Cuesta, de la prestigiosa Universidad de Salamanca; Duerotherium sudrei es un nuevo Taxón de Artiodáctilo perteneciente a la Familia Anoplotheriidae, hallado en el yacimiento de Mazaterón (Cuenca del río Duero, España), datado en el periodo Eoceno.
De la internacionalmente célebre Sierra de Atapuerca, ubicada en Burgos, nos llegan noticias de una especie novedosa de Musaraña gigante a la que Gloria Cuenca-Bescós y Juan Rofes han descrito y denominado como Dolinasorex glyphodon; su antigüedad se estima en torno a un millón de años, por lo que es contemporánea de Beremendia fissidens, un pariente previamente conocido en el yacimiento.
Hablando de Tortugas, hace unos meses resonaba en gran parte de los Foros dedicados a los Quelonios el descubrimiento de un predecesor de éstos carente de caparazón (Denominado Odontochelys semitestacea), pues ahora, el hallazgo de un fósil fragmentario denominado Chinlechelys tenertesta nos revela que, al contrario de lo que se creía, la estructura defensiva de estos Saurópsidos no evolucionó a partir de la extensión de las costillas y la columna vertebral, sino que tiene su origen en unas duras placas dérmicas que se fusionaros entre sí y el esqueleto durante el proceso evolutivo, a pesar de que ello parezca desafiar al sentido común, pues el caparazón actual es una estructura ósea cubierta de placas dérmicas denominadas Escudos. Chinlechelys data del Triásico tardío estadounidense.
Esperado, pero no menos sorprendente es la prueba definitiva de que los Cetáceos, como cualquier Mamífero originalmente terrestre pero adaptado a la vida en el mar, parían a sus crías en tierra firme durante los primeros pasos de su adaptación marina. Maiacetus inuus es la nomenclatura elegida para esta primitiva Ballena pakistaní del periodo Eoceno datada en 47.000.000 de años que murió durante un complicado parto en tierra firme; su feto perdió también la vida en el proceso, el cual se generaba, a diferencia de sus parientes actuales, con la cabeza por delante, lo cual imposibilitaba un alumbramiento sumergido. Maiacetus presentaba robustas extremidades posteriores y cortos brazos que le permitían desplazarse hasta la orilla, tal y como lo hacen hoy día las Focas y Leones marinos.
Otro hallazgo sumamente importante por la lección evolutiva que aporta es el fósil nombrado como Panphagia protos, un Dinosaurio pendiente de clasificación definitiva, el cual se halla muy próximo al punto de separación entre los linajes que dieron origen a Saurópodos y Terópodos; el estudio de este fascinante Prosaurópodo podría revelar datos inestimables sobre tal divergencia evolutiva.
Puesto a escribir sobre Dinosaurios, quiero destacar un fósil casi articulado aparecido en la Patagonia argentina; se trata de un esqueleto muy completo atribuido a una nueva especie de Abelisáurido (Familia Abelisauridae) al que han presentado con el nombre de Skorpiovenator bustingorryi. Mucho más fragmentario, pero igualmente novedoso y de idéntica procedencia es Austroraptor cabazai, un depredador de tamaño medio, unos cinco metros de longitud, que presentaba cortas extremidades anteriores y un cráneo de bajo perfil, similar al del célebre Velociraptor, el cual resulta ser un familiar, aunque ambos son clasificados en Subfamilias diferentes.
A veces, la revisión de viejos fósiles hacinados en los sótanos y almacenes de nuestros museos nos brindan gratas sorpresas; es el curioso caso del Dinosaurio Hesperonychus elizabethae, un avanzado Microraptorinae (Subfamilia de Dromaeosauridae) etiquetado como “Lagarto” desde hace mas de 25 años en un museo canadiense. Su valor radica principalmente en que es el único Microraptorino conocido en Norteamérica y se trata del género más reciente jamás descrito, puesto que data de hace 75.000.000 de años. Con este ya son seis los géneros y ocho las especies clasificados en esta Subfamilia.
Comparable es el caso de Albertonykus borealis, un Alvarezsauridae almacenado, aunque no olvidado, en otro museo del mismo país, el cual ha resultado ser un emplumado devorador de termitas sumamente especializado, el cual guarda un parentesco muy próximo con los “Dinosaurios avinos”.

martes, 7 de abril de 2009

ZEPA en el Parque Natural.

Pese a su conocido valor ecológico, debido en gran parte a sus bosques mediterráneos compuestos por encinares, robledales, pinares y sobre toso alcornocales poblados de vegetación baja sobre terrenos montañosos calizos y rodenos triásicos, no fue constituida la Sierra de Espadán como Parque Natural hasta Septiembre de 1.998. Tal es la transcendencia de este último reducto oriental del Sistema Ibérico, ubicado en la española provincia de Castellón, justo por encima de la llanura costera de La Plana a la que bañan las aguas del mar Mediterráneo, que apenas dos años más tarde, la Unión Europea concedió a la sierra el título de "ZEPA" o Zona de Especial Protección para las Aves.

Panorámica aérea de la Sierra de Espadán.

La principal razón por la que el organismo europeo ha dotado a la Sierra de Espadán de tal protección es debido mayormente a que son nada menos que 19 las especies de Aves rapaces que habitan la serranía, de las cuales 17 nidifican y se reproducen con éxito en la zona, constituyendo un verdadero bastión para la recuperación de este tipo de depredadores, muchos de ellos amenazados.
Las especies de rapaces diurnas que procrean con éxito en Espadán son Circaetos gallicus o Águila culebrera, Aquila fasciata o Águila perdicera, Aquila pennata o Águila calzada, Buteo buteo o Ratonero común, Falco peregrinus o Halcón peregrino, Falco tinnunculus o Cernícalo común y las forestales Accipiter gentilis o Azor y Accipiter nisus o Gavilán; mientras que las rapaces nocturnas nidificantes son Bubo bubo o Buho real, Asio otus o Buho chico, Stryx aluco o Cárabo, Otus scops o Autillo, Athene noctua o Mochuelo y Tyto alba o Lechuza común. También están presentes en la región, aunque no han podido ser observadas procreando, Aquila Cryaetos o Águila real y el formidable Gyps fulvus o Buitre leonado.
Entre todas estas especies, destaco la presencia de Circaetos gallicus, que con sus seis parejas reproductoras conocidas convierte a Espadán en la segunda área más importante de procreación de la especie tras Andalucia. También merece especial mención Aquila fasciata, que encuentra aquí un valioso reducto en donde aferrarse a la supervivencia. Por otro lado, la sierra ofrece el hábitat perfecto a las especies del género Accipiter y presta soporte a Stryx aluco, el verdadero espíritu nocturno de la región.
Gracias al reconocimiento autonómico y europeo del especial valor que esta sierra costera tiene para la supervivencia de las Aves rapaces ibéricas y gracias al paulatino despoblamiento rural que la zona sufre desde hace décadas en pro de las grandes urbes, parece que este idílico ecosistema tiene su conservación asegurada, al menos en el futuro inmediato.

jueves, 2 de abril de 2009

Conociendo a las desconocidas.

Sería posible escribir una enciclopedia completa cada año si pretendiese anunciar todas las nuevas especies que se describen anualmente para la Zoología, pero como ello resultaría demasiado tedioso y prolongado para la mayoría de los lectores, me tomaré la libertad de ofrecerles unos breves comentarios sobre los hallazgos criptozoológicos que personalmente más me han llamado la atención en los últimos meses, para la información de quienes les resulte interesante.
Empezando cerca de casa, el pasado año fue presentado en sociedad un nuevo Taxón de Hormiga ibérica denominada provisionalmente “Bejaraniensis” gracias a la Universidad de Córdoba, la cual tutoró los trabajos en el arroyo Bejarano del río Guadalquivir; con esta son ya 50 las especies de Hormigas conocidas en la región, siete más que en 2.007. En la Sierra Mágina, Jaén, un nuevo Escarabajo carábido será nombrado Harpalus lopezi, según he podido leer hace unas horas en la revista especializada “Entomológica Fennica”.
Sin embargo, si 2.007 pasó a la historia de la Criptozoología como “El año de los Anuros” por la destacada cantidad de nuevos Taxones descritos de estos Anfibios, tal y como tuve el placer de comentar con apreciados compañeros del Foro “Tortugamanía”, el pasado año no fue menos próspero para tan curiosos animales, pues Latinoamérica, África y Asia nos sorprendieron con novedades dignas de destacar, como el Hylidae arborícola de color amarillo brillante presentado en Panamá hace unas semanas.
Quizá el descubrimiento criptozoológico más llamativo sea el anunciado por la revista estadounidense “Proceedings of the National Academy of Sciences”, que describe una curiosa especie de Iguana de color rosado, aunque por desgracia no he tenido acceso a la tesis académica que la describe y por ello poco puedo aportar salvo que procede del archipiélago de Galápagos y que ya eran conocidos algunos ejemplares desde hace algo más de dos décadas, aunque nunca se había estudiado en profundidad su filogenie.
Por otro lado, el grupo internacional auspiciado por Conservation International ha publicado ya de forma prematura sus hallazgos de Papúa Nueva Guinea, durante su última expedición a mediados del pasado año en el que se describen nada menos que cincuenta y seis nuevas especies entre las casi seiscientas documentadas; me resultan especialmente interesantes una nueva especie para el género Cyrtodactylus, de la Familia de los Gecos (Gekkonidae) y dos pequeñas Ranas todavía sin nombrar que probablemente engrosarán más si cabe los géneros Nyctimystes y Oreophryne.
Desde la Patagonia nos llega el anuncio de otra Iguana, probablemente del género Phymaturus (Llamado localmente “Matuastos”), que fue hallada durante un estudio sobre los recursos alimentarios de las poblaciones locales de Zorros; carece de nombre científico y la describe el Dr. Diego Procopio, un investigador de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral.
Citando alguna especie marina para no dejar al margen este entorno, destaco la novedosa especie indonesia de “Pejesapo” (Familia Antennariidae) hallada cerca de las costas del país oceánico; se trata de un Pez todavía no nombrado cuyo ADN no deja dudas sobre su distinción de toda especie conocida. Pronto la Comunidad Científica se ha hecho eco de su insólita conducta: “Cada vez que el Pez toca el lecho marino, presiona con sus aletas y expele agua de diminutas agallas para avanzar. Ese movimiento, sumado a su cola asimétrica, lo hacen rebotar de manera caótica”, según escribió el Dr. Ted Pietsch, autor de la descripción formal del animal. Sin dejar Oceanía, otra especie de Delfín está siendo descrita en aguas australianas; se trata de una población atribuida a Tursiops truncatus o Delfín mular, cuyo estudio genético ha delatado numerosas diferencias con esta especie.
Para terminar, aunque no se trata realmente de una especie desconocida para la Ciencia, quiero citar el redescubrimiento de Tarsius pumilus, un Primate oficialmente extinto desde la década de 1.920 y cuyos ejemplares han sido capturados por un equipo local y estadounidense de National Geographic Society y University of Texas, también en Indonesia, habiendo constatado que presenta una población en vías de extinción pero aparentemente saludable; afortunadamente contamos con una nueva oportunidad para preservarlo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...