A continuación se exponen las Publicaciones del Blog según preferencias.

domingo, 12 de julio de 2009

Paleontología sensacionalista.

Seguramente muchos lectores habrán atendido noticias acerca del descubrimiento de un fósil impúdicamente tildado de “Eslabón perdido” y anunciado a los medios del mundo con toda la fanfarria y publicidad posible, más propia de una atracción de circo que de un hallazgo científico.
El fósil en cuestión, apodado Ida y biológicamente nombrado Darwinius masillae, ha sido clasificado como miembro de la Familia Notharctidae, pesaba unos 900 gramos cuando murió antes de cumplir su primer año de vida y todavía presentaba la dentición de lactante; fue hallado en la alemana localidad de Messel en 1.983 por un grupo de comerciantes de fósiles que fracturaron el espécimen en dos partes para venderlos por separado, obteniendo así un mayor beneficio. Los restos permanecieron en distintas manos privadas y desconocidos para la Ciencia hasta 2.006, cuando la Universidad de Oslo adquirió ambas partes, pudiendo ser contempladas por primera vez en la Feria de Minerales y Fósiles de Hamburgo en ese mismo año.
Darwinius masillae ha protagonizado la presentación científica más extravagante, mediática y desmesurada de las últimas décadas y aunque se afirma con contundencia que se trata del eslabón perdido entre la evolución de los Lémures y los ancestros directos de los Humanos, la sombra del fraude se cierne sobre Ida. A pesar de tratarse se un fósil intencionadamente dañado y manipulado para incrementar su valor comercial, no es la veracidad del pequeño Primate lo que levanta sospechas, sino la validez de la investigación que ha proclamado a Darwinius masillae como el ancestro directo más antiguo de nuestra especie, con 47.000.000 de años de antigüedad (Procedente del periodo Eoceno).
Philip Gingerich de la Universidad de Michigan, el Dr. Jens, Franzen y el Dr. Jörg Habersetzer del Museo Senckenberg, comandados por el Dr. Jørn Hurum llevaron a cabo la confidencial investigación, tachada de inmediato de sensacionalista y poco ortodoxa.
Mucho más prudente y sobria fue en cambio la presentación en sociedad de Ganlea megacanina, otro Primate mostrado hace apenas dos semanas procedente Myanmar. Lejos del Glamur de Ida, este fósil presenta tan solo la mandíbula inferior de una especie al menos 9.000.000 de años mas reciente que la anteriormente citada, pero sus humildes restos ofrecen pruebas más sólidas de su evolución hacia los Humanos que los del completísimo Darwinius masillae con un 95 % de su organismo conservado.
Ganlea megacanina presenta una dentición característica que lo emparenta con los denominados “Simios del nuevo mundo” o Platirrinos, constituyendo un primitivo Taxón de Haplorrino ubicado en la Familia Amphipithecidae. El desgaste de sus colmillos sugiere unos hábitos alimentarios muy similares a los Platirrinos actuales y su situación geográfica encaja mucho mejor con el desarrollo filogenético hasta ahora documentado.
Sin embargo, un sector mayoritario de la Comunidad Científica se muestra reacia a aceptar a Ida como ancestro remoto de los Primates superiores y solicita un estudio más abierto y controlado, sospechando que el estudio previo no fue tan neutral como se habría deseado. Indican que la oposición del dedo pulgar de las manos de este fósil, principal argumento para implicar a Darwinius en la línea evolutiva Humana, no es más que un caso de evolución convergente, dado que la estructura de los Carpianos y Metacarpianos es demasiado diferente a la de los Haplorrinos como para constituir un vínculo de parentesco, lo que sugiere que se trata del primer representante conocido de una estirpe extinta a medio camino entre los Adápidos y los Lémures, algo de lo que no puede ser acusado Ganlea megacanina, pues su estructura dental refleja una adaptación primigenia de sus parientes vivos. Llegados a este punto megacanina se adjudica por ahora el calificativo de ancestro mas antiguo documentado en respuesta a la cautela científica reinante; Darwinius masillae tendrá que esperar a un nuevo examen para revalidar o descartar su posición.
Por ahora la polémica está servida, serán necesarias nuevas pesquisas para aclarar este conflicto evolutivo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...