A continuación se exponen las Publicaciones del Blog según preferencias.

martes, 11 de agosto de 2009

Embajadores en otros mundos.

Recortes presupuestarios en pro de conflictos armados y reformas económicas han dejado a instituciones científicas públicas al borde del colapso en los últimos años. Es probablemente la Administración Nacional estadounidense de Aeronáutica y del Espacio, NASA, la Agencia que mejor escenifica esta situación, pues tras el inicio de la ilegal guerra contra la República de Iraq, la administración del Partido Republicano minimizó sus presupuestos en materia de Ciencia e Investigación para incrementar la inversión en recursos militares y tras ello, la situación económica internacional ha relegado a la Ciencia a un segundo plano. Fruto de este abandono, la NASA se vio obligada a minimizar sus gastos, clausurar diversos Centros de Investigación y Desarrollo y cancelar muchos y prometedores proyectos de exploración espacial. Para otras instituciones, tales como la Agencia Espacial Europea (ESA), La Agencia Espacial Federal Rusa, la Administración Nacional China del Espacio o la propia Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA), la situación no es más benigna, pues la amenaza de regresión económica acapara la atención de los países involucrados casi en su totalidad. Sin embargo, a pesar del abandono generalizado de proyectos científicos, algunas sondas espaciales no tripuladas nos recuerdan que la exploración espacial sigue en marcha en otros planetas al margen de las intrigas que en Tierra se viven.
Pasando revisión a esos enviados electrónicos y mecánicos que por nosotros exploran nuestro vecindario cósmico y nos transmiten sus hallazgos, es la sonda Cassini la que mayormente reclama nuestra atención por la transcendencia de sus descubrimientos. Tras su llegada a la órbita de Saturno a mediados del año 2.004 y el aterrizaje del módulo Huygens en Enero de 2.005 en la superficie de Titán, Cassini ha sobrevolado el más grande de los satélites saturninos decenas de veces con cada órbita alrededor del planeta, proporcionando numerosos datos y grandes hallazgos con cada giro acerca de la superficie de Titán, sus lagos, volcanes, cordilleras y atmósfera, así como sobre el propio Saturno, sus anillos y el resto de sus satélites. Sus hallazgos más recientes son los cambios estacionales de Titán y la composición de Encelado: La densa atmósfera de Titán parece comportarse del mismo modo que lo hace la terrestre, a pesar de que su composición y los procesos implicados en tal conducta son muy diferentes a la nuestra; cada estación titaniana se prolonga durante siete años terráqueos y dado que el satélite recibe la décima parte de la luz y el calor solares que nuestro planeta debido a su mayor distancia a la estrella, la climatología local y global presentan una evolución mucho más lenta y prolongada. Durante el pasado mes de Junio, investigadores de la Universidad de Paris Diderot, junto al equipo del Espectrómetro visual e infrarrojo de Cassini de la Universidad de Nantes en Francia, describieron la etapa final del Verano en el hemisferio Sur del satélite, advirtiendo la persistencia de nubes en declive que probablemente seguirán siendo visibles hasta bien entrado el Otoño, con lo cual predicen un húmedo y cálido Otoño a partir de finales del presente mes; es la primera predicción sobre el tiempo que hará en Titán y una de las primeras en un mundo ajeno al terrestre tras los estudios de Venus y Marte. Encelado, otro de los satélites de Saturno, reveló al fin el misterio de la subsistencia de agua líquida bajo su superficie; el agua había sido descubierta en estado líquido y en grandes cantidades bajo el hielo superficial, y el estudio de un geiser ha revelado la presencia de amoníaco disuelto en el agua, haciendo la función de anticongelante y manteniéndola líquida pese a los casi -100º C reinantes.
También destaca el memorable trabajo que los “Robers” marcianos (Mars Exploration Robers o MER de la NASA) están llevando a cabo en Marte. Tras su llegada al vecino planeta rojo a principios de 2.004, dos de estos exploradores autónomos han recorrido varios kilómetros, han explorado montañas, cráteres y llanuras y han sobrevivido a las inclemencias del clima y el terreno, extendiendo sus misiones de los seis meses originales a mas de cinco años. Spirit fue el primero de los dos exploradores en tomar tierra en Marte y desde el primer momento se ha dedicado a explorar llanuras y trepar montañas, recorriendo una gran extensión de terreno en busca de señales de agua y vida en el remoto pasado del planeta. A pesar de que las tormentas de polvo y las rachas de viento han cubierto y limpiado de polvo los paneles solares de ambos Robers, condicionando azarosamente la disponibilidad de energía que los robots disponían para trabajar y moverse, Spirit ha hecho un excelente uso de sus recursos en cada momento, aunque casi se ha visto obligado a “hibernar” durante los Inviernos marcianos, cuando la luz del Sol era escasa. Desgraciadamente, una avería en la rueda delantera derecha del explorador obligó a bloquearla y arrastrarla durante años, ralentizando su marcha, pero actualmente el mayor de sus problemas es que se quedó atascado, hace tres meses, en una duna de arena sobre la que perdió tracción y dejó de avanzar. Esto ya ocurrió en el pasado y Spirit logró salir de su trampa arenosa, por lo que los gestores de la misión se muestran optimistas y han empezado por fotografiar los bajos del aparato con la cámara ubicada en su brazo articulado. Por ahora este Rober lleva recorridos casi ocho kilómetros sobre Marte. Opportunity llegó poco después que su robot gemelo y dado que se ha dedicado al estudio de cráteres y sus desplazamientos han sido más pausados y zigzagueantes a causa del terreno inclinado de los mismos, ha realizado grandes descubrimientos como el hallazgo de un fragmento de meteorito que impactó contra Marte o los efectos del agua y el viento sobre las laderas de los cráteres, en particular sobre el cráter Victoria; las pautas de erosión cuentan la húmeda historia del pasado remoto marciano. Este Rober sufre una avanzada erosión de la muela lijadora que permite el análisis del interior de las rocas gracias al microscopio alojado en su brazo extensible.
También en Marte, concretamente sobre su órbita, siguen operativas las sondas Mars Odyssey con su misión extendida y Mars Reconnaissance Orbiter, ambas de la NASA. Ésta última regresó recientemente a la actividad tras varios reinicios en modo a prueba de fallos llevados a cabo por su ordenador de a bordo por causas desconocidas. Ambas sondas están aportando grandes conocimientos acerca de la orografía minorista de Marte y detalles sobre la composición de su superficie, así como importantes datos sobre el impacto que el agua tubo en el pasado sobre el terreno marciano.
En otro planeta, Venus, han sido descubiertos los causantes de los patrones nubosos que aparecen en la atmósfera; el estudio, llevado a cabo gracias al orbitador Venus Express de la Agencia Espacial Europea, revela que la absorción de rayos ultravioleta por parte de las nubes guarda una estrecha relación con el aspecto y la dinámica de las mismas.
Actualmente son varias las sondas espaciales no tripuladas las que están aportando información acerca del Sol como Ulysses, sobre el satélite de nuestro planeta como Lunar Reconnaissance Orbiter, Chandrayaan-1 o LCROSS y sobre diversos cometas y asteroides del Sistema Solar como Rosetta, Hayabusa, Dawn o Epoxi (Deep Impact), pero ese será tema para fechas futuras.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...