A continuación se exponen las Publicaciones del Blog según preferencias.

domingo, 18 de octubre de 2009

Cajas - Nido para Murciélagos.

No es una especie excepcionalmente escasa y mucho menos en peligro de extinción, pero cuando su presencia se ve reducida localmente parece cernirse una gran ausencia en el bosque. Me refiero a Plecotus auritus, una de las veintidós especies de Quirópteros presentes en la vertiente mediterránea de la Península Ibérica cuyo nicho ecológico resulta más relevante en el control de plagas forestales de todo el continente. Se trata de un miembro de la Familia Vespertilionidae, una de las tres familias presentes en la Península, la cual se incluye en el Orden Chiroptera, dentro del Suborden Microchiroptera. A nivel familiar, podemos hallar al Taxón en la Tribu Plecotini, formando parte de la Subfamilia Vespertilioninae.
Plecotus auritus es un Murciélago de unos ochenta a ciento cinco milímetros de longitud corporal, cuya envergadura oscila entre los doscientos cuarenta y los doscientos ochenta y cinco milímetros; practica un vuelo lento proporcionado por una técnica mariposante que le permite una gran precisión de maniobra, ideal para capturar grandes Insectos, principalmente Polillas y Mariposas, en reposo sobre hojas y ramas a los que detecta principalmente mediante la vista, aunque pueda recurrir al sonar, estimado entre los 28 y los 56 kHz. con una cadencia cercana a los dos milisegundos y medio, para capturar a sus presas en pleno vuelo. La especie es fácilmente reconocible por su pelaje marrón claro o dorado en la espalda y blanquecino grisáceo en el pecho y vientre, así como por sus grandes pabellones auriculares triangulares rematados en angostas puntas con los bordes coronados de largo pero tenue bello y por la presencia de un gran trago triangular de longitud media y notable anchura. Las cinco subespecies conocidas habitan a lo largo de todo el continente euroasiático, desde la cuenca del mar Mediterráneo o el Caspio hasta las regiones templadas de Asia y la taiga caducifolia presente a grandes latitudes. Su biotopo es principalmente el bosque densamente poblado, las zonas forestales mediterráneas y los ecosistemas templados dominados por especies de foresta caducifolia, aunque no duda en aprovechar las grietas y oquedades abiertas en acantilados, paredes rocosas y construcciones humanas en desuso a pesar de que casi siempre prefiere los orificios y rendijas de los grandes árboles añejos para refugiarse, procrear e hibernar.
La presencia de este particular Murciélago en los bosques mediterráneos del este peninsular ibérico ha proporcionado una gran estabilidad en las poblaciones de Insectos, beneficio que se ha visto complementado por otras especies de Quirópteros autóctonos, lo cual se ha traducido en una situación fitosanitaria forestal óptima, pero desgraciadamente hemos asistido a un notable declive en las poblaciones locales del Murciélago orejudo dorado, que es así como se denomina regionalmente a la especie que nos ocupa, a causa de la pérdida de hábitats boscosos ya sea producto de la deforestación o los incendios forestales, la tala de árboles de gran porte y el uso de plaguicidas poco respetuosos con la cadena trófica. Con esta regresión poblacional, no ha tardado en hacerse patente una importante carencia en la depredación de Insectos y sus efectos son ya visibles tanto en bosques como en cultivos.
Dado que pese a la expuesta situación local, la especie es afortunadamente frecuente en el Norte y centro de la Península, así como en gran parte de Eurasia hasta Japón y Corea, Plecotus auritus es considerada “especie en riesgo menor” y apenas goza de protección legislativa, pudiendo ser propiciado su retorno a zonas ahora despobladas por este Murciélago incentivando su alojamiento y reproducción. Para ello, la Consellería de Medi Ambient de la Generalitat Valenciana (Consejería de Medio Ambiente de la Generalidad Valenciana) inició a finales de la pasada Primavera una campaña de instalación de cajas – nido para facilitar el alojamiento de la especie en zonas privadas de enclaves naturales adecuados, como en la localidad de Sagunto, inspirada en proyectos similares que han ofrecido gratas noticias en otras áreas geográficas al incrementar notablemente la densidad poblacional del Murciélago orejudo.
Básicamente se trata de cajas de madera cúbicas equipadas con una estrecha rendija protegida bajo una repisa protectora contra la lluvia, instaladas sobre ramas de árboles a baja altura, sobre pedestales de madera o bajo cobertizos en viviendas rurales u otros edificios. Su función no es otra que la de ofrecer un refugio donde ocultarse, procrear o instalarse durante los meses más fríos hibernando a salvo de los depredadores y otras molestias externas. En la Comunidad Autonómica Valenciana, España, ésta iniciativa ha servido para incrementar la población sirviendo de paridera a más de trescientas hembras, lo que se traduce en una prole cercana a esa cifra, puesto que la gestación de los Quirópteros es monofetal. Además, sirve de albergue para otras especies de Murciélagos y Aves.
Semejante éxito inicial ha contagiado de optimismo a autoridades competentes y grupos de naturalistas y voluntarios que siguen de cerca los progresos obtenidos, en consecuencia, se plantea ya la posibilidad de implantar esta iniciativa en otros sectores igualmente afectados por la reducción de efectivos de Murciélago orejudo dorado, siendo los Parques Naturales de la Sierra de Espadán, Desierto de las Palmas y Peñagolosa los enclaves más adecuado para ampliar dicho proyecto, en donde podrían instalarse las primeras cajas – nido a lo largo de la próxima estación primaveral. Esperemos que con un rotundo éxito.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...