A continuación se exponen las Publicaciones del Blog según preferencias.

sábado, 27 de febrero de 2010

Segunda Fase en marcha.

Un año después de iniciarse el proyecto, la Cnsellería de Medi Ambient de la Generalitat Valenciana (Consejería de Medio Ambiente de la Generalidad Valenciana) concluye que el plan de actuación llevado a cabo el pasado año en el Parque Natural de la Sierra de Espadán dirigido a la protección de los Anfibios autóctonos mediante la restauración de diversas infraestructuras civiles de regadío de las cuales han hecho su hábitat las especies que se quieren proteger ha sido un éxito rotundo, por lo que a lo largo de la próxima campaña será extendido el proyecto a otras zonas protegidas del territorio valenciano.
Los lectores más asiduos de El Espejo de la ciencia son sabedores de las medidas tomadas en 2.009 en relación al referido plan de protección gracias al seguimiento realizado en este Blog y con seguridad recordarán la parcialidad del éxito obtenido por las labores de restauración de algunas de las balsas intervenidas a causa de la pérdida ocasionada en cierta masa de agua ubicada en “La Solana” del municipio de Alcudia de Veo. Con el plan original puesto en marcha y el recuerdo de la verdadera situación, prestamos ahora atención a la segunda parte del proyecto.
Tras la Sierra de Espadán, será el Parque Natural de la Sierra de Irta, ubicado en la misma provincia española de Castellón el que vea intervenidas sus infraestructuras hidrográficas medievales de origen Árabe y Musulmán. La Consellería de Medi Ambient ha seleccionado tres puntos de retención se agua ubicados en los municipios de Alcocebre y Peñíscola, ambos dedicados ampliamente al sector turístico por el gran valor ecológico de su territorio y el acondicionamiento de importantes áreas de esparcimiento en plena naturaleza.
En este espacio protegido habitan cinco de las ocho especies de Anfibios conocidos en la Comunidad Valenciana; estas especies son Pleurodeles waltl, más conocido como Gallipato, Bufo bufo o Sapo común, Epidalea calamita, popularmente conocido como Sapo corredor, Pelobates cultripes o Sapo de espuelas y Pelophylax perezi o Rana común. Todos ellos son importantes en sus respectivos nichos ecológicos y suponen un beneficio directo tanto para el ecosistema como para los intereses humanos al contribuir al control de plagas.
Los enclaves seleccionados para ser restaurados son el “El más del senyor” y “El pou del moro” en Peñíscola, ambos dotados de un embalse de agua para el regadío y un pozo; además el primero cuenta con un manantial y el segundo con un Cocó, es decir, con una excavación artificial sobre roca ideada para la acumulación de agua de lluvia. También el “Bassot” de Alcocebre, ubicado en las inmediaciones de la ermita de Santa Lucía será restaurado. Las tres infraestructuras suponen en la actualidad un ecosistema de vital importancia para la Fauna autóctona y en ella se manifiestan multitud de especies de Flora y Fauna incluyendo los citados Anfibios. Fuera de este programa quedan gran número de balsas y otras estructuras hídricas que pese a su gran valor ecológico actual no han sido propuestas por la Generalitat para su restauración dado su buen estado de conservación.
Desde hace varios meses, los Técnicos de Medio Ambiente han muestreado cada quince días tanto las zonas a intervenir como las reconocibles como de especial interés con el fin de recabar información acerca de las poblaciones existentes y su tasa de procreación; haciendo recuento de ejemplares adultos, larvas y huevos depositados en el entorno; este trabajo seguirá realizándose durante gran parte del año, elaborando así un meticuloso estudio sobre la salud poblacional de las diferentes especies. Los Anuros son claros indicadores del deterioro ambiental y del renombrado cambio climático, por lo que resulta ampliamente interesante este complejo estudio.
Tengo puesta mi esperanza en que esta vez el proyecto llegue a buen término y logre obtener un mejor hábitat para los Anfibios de la Sierra de Irta, culminando así su objetivo.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Ser Voluntario Forestal tiene recompensa.

El voluntariado es, al menos en España, uno de los instrumentos más eficaces y necesarios para el cuidado y vigilancia del ecosistema forestal.
Muchos de los bosques protegidos españoles gozan en cierto modo de agentes encargados de su custodia; son sobre todo Brigadas forestales, agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil y equipos de bomberos especializados en la extinción de incendios forestales, siempre atentos ante cualquier amenaza; en cambio, fuera de las áreas protegidas, la situación es bien diferente; los espacios naturales cuentan con un “anillo de seguridad” que los circunvala con el fin de evitar acciones y accidentes que amenacen el delicado ambiente boscoso, pero los territorios carentes de tal protección son mucho más vulnerables al quedar al margen de las actividades de vigilia y asistencia.
Dado que a pesar de las medidas proteccionistas aplicadas a ciertas zonas privilegiadas, el número de profesionales implicados en su guarda son escasos y sus recursos acostumbran a ser limitados, los bosques españoles requieren de la atención de otra casta de cuidadores; los voluntarios forestales. Reciben el nombre de “voluntarios forestales” aquellos ciudadanos que prestan voluntariamente su tiempo de ocio o parte de éste para desempeñar labores de vigilancia en zonas boscosas, ya sea para fomentar el buen trato del entorno o la prevención y rápida detección de incendios.
La labor realizada por los voluntarios resulta tan vital como loable, pues sin ellos no sería posible proteger de forma eficaz los territorios naturales más valiosos del país; ellos contribuyen de forma altruista al mejor trato de las forestas trabajando en estrecha colaboración con los profesionales desplegados sobre el terreno. Los equipos de voluntarios reciben una formación previa en forma de curso acelerado tanto teórico como práctico, tras el cual son organizados y dirigidos por monitores y técnicos medioambientales para desempeñar las labores previstas. Las tareas programadas varían según las necesidades puntuales que se manifiesten en un entorno concreto y van desde la detección de fuegos hasta la reforestación de áreas calcinadas o deforestadas pasando por informar a los visitantes que se internan en el campo; los voluntarios carecen de autoridad ante otros ciudadanos, pero poseen potestad para comunicar de forma rápida y directa acerca de una infracción a los agentes responsables. Todo voluntario recibe el material que pueda requerir para llevar a cabo la tarea asignada, un seguro personal de accidente y responsabilidad civil y por supuesto tiene costeado cualquier gasto asociado a su actividad, ya sea el transporte, la comida o el alojamiento si éste resulta necesario.

Cabe destacar la importancia del voluntariado forestal.

Ser voluntario forestal es muy sencillo, cómodo y no cuesta nada más allá de su esfuerzo e interés por salvaguardar el rico legado natural que representan los bosques españoles; tan solo es necesario presentar la debida solicitud y aceptar los derechos y obligaciones asociados al plan de voluntariado. Los requisitos són mínimos a partir de los 16 años de edad. La solicitud consiste en rellenar un impreso en el que quedan plasmados sus datos personales y los días durante los cuales desea ejercer su actividad así como el horario de disponibilidad; tras presentarse en el registro del Servicio Territorial de Medio Ambiente con una fotocopia del Documento Nacional de Identidad (DNI), recibirá información acerca del plan de voluntariado y será avisado con suficiente antelación cuando sean requeridos sus servicios, respetando siempre sus periodos de disponibilidad indicados.
Los voluntarios gozan de una serie de derechos asociados a cierto número de obligaciones, todas ellas tan flexibles y consideradas como requiere cualquier actividad desempeñada por voluntarios desinteresados.
Los derechos obtenido van desde la recepción de todo el equipo material necesario, la cobertura de gastos y la correcta información sobre sus actividades hasta la asistencia para su traslado. En lo que a obligaciones se requiere, el voluntario se compromete a participar en las labores asignadas durante los días indicados, a respetar las indicaciones del personal responsable así como las normas de convivencia y trato del entorno forestal.
Con este texto pretendo animar a todo lector a inscribirse en el plan de voluntariado vigente en su Comunidad Autónoma; con su interés y el mínimo esfuerzo puede contribuir activamente a preservar uno de los ecosistemas más ricos y se verá recompensado con la satisfacción de colaborar en una actividad muy importante y necesaria para la protección de la diversidad biológica y paisajística del territorio nacional. El periodo mínimo de compromiso es de diez días, los cuales son establecidos por el voluntario según su disponibilidad, pero al final de los mismos recibirá un Certificado que acredita su condición de voluntario, constituyendo todo un ejemplo para la sociedad. Piénselo, con el voluntariado, todos ganamos.

viernes, 12 de febrero de 2010

Anticipo al Simposio 2.010.

Como hacemos cada año, una nueva edición del Simposium Internacional de Naturaleza y Fotografía se está gestando. Esta maratoniana presentación de conferencias, audiovisuales y debates organizada por EDC Natura – Fundación Omacha acontecerá como de costumbre en la castellonense ciudad de Villarreal (España). El evento, que cuenta ya con su séptima edición, obtiene la colaboración de National Geographic Society, la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, la Fundación Caja Rural de Villarreal y Wildlife Photography así como el apoyo de la Diputació de Castelló (Diputación de Castellón) y la Generalitat Valenciana (Generalidad Valenciana) y está patrocinada por el ilustríssim Ajuntament de Vila-Real (Ayuntamiento de Villarreal).
Quizá los lectores de El Espejo de la Ciencia recuerden el seguimiento realizado a la pasada edición del Simposio en 2.009, la cual estuvo mayoritariamente dedicada a los Dinosaurios, prestando especial atención a los yacimientos paleontológicos de la Comunidad Valenciana; contamos con la presencia de Juan Luis Arsuaga, y Philip Manning entre otras ilustres personalidades que expusieron sus avances científicos en materia de Paleontología. Actualmente puede verse un breve resumen del acontecimiento en nuestro Canal privado de Televisión “Xinquer – El Espejo de la Ciencia”; se trata de un vídeo en dialecto Valenciano producido por RTVV.
Para la próxima edición de este Simposio, el cual se inaugurará el Jueves 15 de Abril de 2.010 y se prolongará hasta el Domingo 18 del mismo, está siendo preparada una extensa temática, y a pesar de que la programación no ha sido establecida de forma definitiva hasta la fecha, ya podemos avanzar gran parte de su contenido. He aquí las diversas presentaciones de trabajos, hitos y actividades expuestos en primera persona por sus autores:
El arte de fotografiar a las Aves será presentada por José Benito; La vida y las dificultades del Halcón de Eleonor (Falco eleonorae) quedará reflejada por Vicente Urios; “Macacos en la nieve” será expuesto por Julio García Robles y acerca de los Delfines del Mekong (Orcaella brevirostris) nos hablará Fernando Trujillo de la Fundación Omacha. Además este año contamos también con la participación de Tato Roses con su relato del recorrido en bicicleta por la Patagonia; Gloria Clemencia, que nos habla sobre la Reserva Natural de Bojonawi (Puerto Carreño, Colombia) y sus actividades; Javier Marcos presentará su experiencia con los Dani en Borneo; Eduardo Blando presentará su trabajo sobre las llanuras de la Orinoquía (Palmarito); Arturo Esteve colmará nuestras expectativas con su especial “Olivos Monumentales” e Isabel Vázquez nos contará algunos de los secretos acerca de la composición en la fotografía digital de la naturaleza.
Este año no faltarán las referencias paleontológicas con el documento presentado por National Geographic Society “La travesía del Hombre” en perfecta armonía con la conferencia que el Dr. Andrés Santos nos ofrecerá sobre la Evolución Humana con especial interés por el yacimiento de Atapuerca (Burgos, España). Por su parte, Francisco Ortega expondrá su tema “Lo Hueco, Dinosaurios para parar un tren” y Jasé Luis Sanz nos expondrá un trabajo titulado “Fósiles, cultura e historia de la vida”. Otras presentaciones destacables entre el resto de participantes previstos son Marcos G. Meider, José Bernadas y Albert Padral.
Por supuesto también tendrá cabida el visionado del documental de RTVV “Sara, la Tigresa del Orinoco” y la tradicional Mesa redonda, este año titulada “Como sobrevivir a la era digital de la fotografía” con la intervención de Hugo Rodríguez, Enric Galve y Carlos Ormazabal, moderados por Albert Masé.
En tan prometedor congreso se entregarán como siempre los premios KARIBÚ para Jóvenes y será inaugurada una exposición temática en los salones de la Fundación Caja Rural de Villarreal.
Invito a todo lector a acudir sin reservas a la cita en el Auditorio Municipal de la citada ciudad, la entrada será libre y gratuita; esto promete.

domingo, 7 de febrero de 2010

Un asunto espinoso.

Abyssi, acanthocarpa, alcahes, arbuscula, bigelovii, californica, caribaea, cholla, echinocarpa, fulgida, imbricata, kelvinensis, kleiniae, leptocaulis, mortolensis, munzii, prolifera, ramosissima, rosea, schottii, spinosior, stanlyi, tunicata, versicolor y whipplei. Éstas son las veinticinco especies reconocibles del Género Cylindropuntia, aunque algunos Biólogos prefieren ampliar o reducir el listado al considerar algunas de ellas como subespecies o híbridos comerciales.
Cylindropuntia es un Género perteneciente a la Familia Cactaceae, popularmente llamados “Cactus”; concretamente se ubica en la Tribu Cylindropuntieae, por lo que a su vez se incluye en la Subfamilia Opuntioideae. Las Cactaceae son peculiares; estamos ante un grupo biológico muy diverso, mayoritariamente cubierto de espinas dispuestas para la defensa y un cuerpo grueso y esponjoso, adaptado a las sequías gracias a su capacidad de almacenar agua. Esta Familia queda dispuesta en el Orden Caryophyllales de la Clase Magnoliopsida, por lo tanto está englobada en la División Magnoliophyta.
Del nutrido grupo de Géneros que componen la citada Subfamilia, es quizá Cylindropuntia el que en estos momentos requiere nuestra atención, sobre todo en materia de proliferación y capacidad defensiva. Se caracteriza por su forma cilíndrica tal y como su nombre indica, unas veces ramificada y otras de un solo tallo, siempre con intersecciones que le dan un aspecto bulboso alargado, de color verde y cubierto de abundantes espinas cuyo tamaño resulta muy variable según la especie; la floración se produce en Primavera, pero las flores varían de aspecto, tamaño y coloración dependiendo de la especie que se observe. Habitan en regiones desérticas con escasas precipitaciones, siendo autóctonas de Estados Unidos y México. Son vegetales característicos del paisaje en desiertos como el de Nevada o Sonora. En el país caribeño son temidas por sus defensas y reciben el nombre popular de "Chollas" debido a que rasgan y rompen las prendas y vestiduras de los nativos con sus imponentes púas al rozarlas.
Algunas de las especies de este Género, como Cylindropuntia bigelovii, son muy apreciadas en Sudamérica y Europa por su aspecto, con lo que son ampliamente comercializadas para su uso en jardines y maceteros. Esta especie puede alcanzar una altura considerable en su hábitat, pero si se ubica en un recipiente que limite la extensión de sus raíces, conserva un tamaño moderado; su belleza radica en que vista desde lejos presenta un aspecto blanquecino y aterciopelado debido al color de sus púas cubiertas por vainas; esta apariencia le ha balido el sobrenombre de “Oso de peluche”, aunque bajo sus frondosas espinas se esconde un tallo verde con un tono oscuro cuyas ramas se desprenden con el tiempo y arraigan con facilidad en terrenos duros. El comercio de especies ha extendido la especie por regiones insospechadas; lo mismo ocurre con la popular Cylindropuntia califórnica, frecuentemente adquirida para decorar jardineras y más tarde desechada cuando resulta incómoda o alcanza un tamaño excesivo.
He aquí un punto de inflexión. Como ocurre con tantas otras especies comercializadas de Flora y Fauna, las Cylindropuntia han sido introducidas en ecosistemas lejanos a su lugar de origen en donde se han adaptado haciendo gala de sus recursos, lo cual ha supuesto el desplazamiento de algunas especies autóctonas menos prolíficas. Quizá el mejor ejemplo de esta amenaza sea Cylindropuntia tunicata, una especie comercializada para satisfacer a los amantes de los Cactus cuya proliferación en países como Perú, Ecuador, Chile, Argentina o España empieza a ser preocupante. Su peligrosidad no solo radica en su arrollador impacto ambiental, saturando el terreno con una densidad aplastante, sino que además resulta peligrosa incluso para la actividad humana; esto es debido a que sus largas y afiladas púas con forma de arpón son capaces de atravesar la ropa, el calzado e incluso la gruesa suela de las botas de montaña. Resultan muy dolorosas cuando se clavan bajo la piel dado que son irritantes y su forma arponiforme dificulta su extracción.

Cylindropuntia tunicata.

Cylindropuntia tunicata, vulgarmente denominada “Alfileres de Eva” no solo se propaga mediante la diseminación de semillas tras la polinización, sino que además es capaz de colonizar zonas lejanas fragmentándose tras anclar sus espinas en la piel de los Animales o la ropa humana, estando capacitada para arraigar al desprenderse incluso si solo un fragmento minúsculo ha realizado el trayecto a costa de su anfitrión; hasta una sola espina es capaz de echar raíces en cualquier grieta o resquicio aunque el terreno predominante sea rocoso. Una vez se ha establecido en el ecosistema, se extenderá con rapidez y generará interminables campos espinosos intransitables tanto para humanos como para la Fauna autóctona, puesto que los ejemplares de esta especie pueden superar con creces un metro de altura.
Su erradicación, incluso si se realiza de forma temprana es muy complicada pero necesaria, ya que Cylindropuntia tunicata desplaza la Flora autóctona y rompe el equilibrio de la cadena trófica al ser inmune al efecto de los fitófagos dado que gracias a su manto espinoso no resulta comestible en ningún caso. Para extraer la especie del terreno, es importante protegerse con ropa y guantes a prueba de espinas; la retirada debe hacerse extrayendo los Cactus en su totalidad, raíces incluidas, puesto que éstas pueden rebrotar incluso tras un incendio; conviene tener mucho cuidado en retirar hasta el mínimo resto de tunicata, cualquier fragmento o espina puede reemprender la proliferación. Tras la retirada completa, debe revisarse el terreno frecuentemente durante al menos cinto años con el fin de retirar cualquier brote persistente que pueda desarrollarse nuevamente.

Invasión en la Sierra de Espadán.

Conscientes de esta situación, las autoridades están ya tomando medidas para combatir esta especie alóctona en España; ya pueden verse focos en desarrollo en el Parque Natural de la Sierra de Espadán del mismo modo que ocurre en otros parajes valencianos, por lo que la respuesta debe ser organizada y contundente; bastan unos pocos años para que Cylindropuntia tunicata o especies similares invadan un amplio territorio a gran escala.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Candidatura para ser Reserva de la Biosfera.

Desde que el Proyecto “El Hombre y la Biosfera” viese la luz en 1.970 promovido por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), casi seiscientas zonas de gran diversidad biológica, respetadas y sosteniblemente aprovechadas por sus habitantes han sido declaradas como “Reservas de la Biosfera” en más de un centenar de países. Las Reservas de la Biosfera son zonas protegidas, con denominación internacional de calidad ambiental, desarrollo sostenible y refugio de Flora y Fauna, gestionadas por la autoridad nacional y tuteladas por la UNESCO.
España, con sus cuarenta Reservas de la Biosfera, es el país con mayor número de estas denominaciones del planeta, honor que comparte con México; por delante de Rusia y Estados Unidos; esto significa además, que la nación ibérica cuenta con la mayor densidad mundial de Reservas de esta índole, ya que ni siquiera es una de las cincuenta naciones más extensas del globo.
En perfecta consonancia con esta situación, son actualmente una veintena de municipios ubicados en las comarcas de Els ports (Castellón, Comunidad Valenciana) y El Maestrazgo (Teruel, Aragón) los que se han unido con el fin de presentar una firme candidatura ante la UNESCO para que sus parajes y ecosistemas cuyos recursos han sido sabiamente administrados, sean declarados Reserva de la Biosfera. Se trata de un vasto territorio montañoso rico en bosques mediterráneos en el que puede hallarse pequeñas poblaciones fusionadas con el paisaje, yacimientos paleontológicos y gentes acostumbradas a aprovechar los recursos naturales sin quebrar el tenue equilibrio de los ecosistemas que les sirven de sustento; quizá sea el parque eólico que se extiende entre las dos provincias, símbolo del desarrollo sostenible y del compromiso de reducir el impacto ambiental generando energía para el progreso de forma limpia y renovable, el mejor ejemplo del espíritu de esta región.


Paisaje comarcal.

La conservación de los diferentes ecosistemas regionales y la abundancia de actividades respetuosas con el medio ambiente constituyen la mejor baza de este consorcio de municipios cuya candidatura ha sido calificada de firme, seria y esperanzadora por las autoridades autonómicas y nacionales; la petición ante la UNESCO ha sido ya formulada para que ésta revise y valore la candidatura, por lo que inicialmente debería dictarse resolución en el plazo de uno o dos años.
Por ahora, dicha aspiración cuenta con el apoyo y promoción del Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino (MARM), lo cual transmite esperanza y seguridad a los municipios implicados en tan loable propósito. El Director General de Desarrollo Sostenible, Jesús Casas, sostiene que ambas comarcas presentan serias garantías de éxito y el prestigioso sello de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura supondrá un impulso al desarrollo ambiental, social y laboral de la región además del consecuente reconocimiento internacional.
A su vez, si esta prometedora iniciativa promovida por el Alcalde de Vilafranca y Diputado provincial de Castellón tiene éxito, no estaremos ante una denominación que suponga obstáculo o límite alguno al desarrollo de las comarcas en términos económicos o culturales siempre que éstos cumplan con su compromiso de sostenibilidad; lo cual supondrá que el parque eólico de la zona podrá seguir creciendo para hacer de España un país menos agresivo con el medio ambiente.
Desde El Espejo de la Ciencia quiero transmitir mi apoyo personal a esta iniciativa que es, a mi juicio, de gran interés nacional y perfectamente compatible con la realidad ecológica y socioeconómica de Els Ports y el Maestrazgo turolense.

Apoyando la candidatura.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...