A continuación se exponen las Publicaciones del Blog según preferencias.

viernes, 28 de enero de 2011

El valor de los fósiles: Mollusca.

Algunos de los artículos más seguidos por los lectores de El Espejo de la Ciencia pertenecen curiosamente a la serie que hoy obtiene un nuevo episodio, no en vano, tres de sus títulos se hayan entre las doce entradas más leídas de este Blog.
El Filo Mollusca constituye un inmenso grupo biológico constituido por algo más de cien mil especies vivas actualmente descritas, popularmente denominados "Moluscos"; en nuestros días habitan casi todos los ecosistemas del mundo excepto los áridos desiertos, pero su mayor diversidad biológica se manifiesta en el litoral de todos los continentes; conforman de hecho el mayor Filo del Reino Animal tras los Artrópodos. Son Animales carentes de columna vertebral, Protóstomos celomados y triblásticos, presentando casi siempre simetría bilateral cuyas excepciones son secundarias. Se caracterizan sobre todo por su concha calcárea secretada por un integumento subyacente denominado Manto aunque excepcionalmente ésta está ausente en ciertos grupos; la Rádula, el órgano de alimentación formado por filas de dientes queratinosos es único en el Reino Animal. Además presentan un pié musculado que facilita la locomoción ya sea a modo de palanca o de "cinta" de deslizamiento lubricada por mucosa.
Gracias a sus conchas calcificadas, los Moluscos han dejado una profunda huella a lo largo de la historia geológica de la tierra a lo largo de los últimos seiscientos millones de años; tanto es así que conforman la materia elemental de algunas rocas sedimentarias. Hasta la fecha han sido descritas cerca de cuarenta mil especies fósiles de este Filo, aunque la cifra histórica real podría alcanzar el millón de Taxones que van desde tiempos anteriores al periodo Cámbrico hasta la actualidad.
Tras numerosos cambios taxonómicos incitados por la dificultad que la clasificación de tan laxo y diverso grupo presenta, promoviendo infinidad de interpretaciones, revisiones y teorías evolutivas de lo más variopintas, la Taxonomía ha tenido que contemplar además en tiempos más recientes el sistema Cladístico, que ha trastocado de nuevo todas las clasificaciones tradicionales propuestas durante años. El Cladograma más aceptado a día de hoy es el que propone ocho Clases diferenciadas, divididas en varias Subclases, Infraclases y numerosos Órdenes; estas Clases son Caudofoveata, Cephalopoda, Bivalvia, Gastropoda, Monoplacophora, Polyplacophora, Scaphopoda y Solenogastres.
Tras esta breve introducción, presento una pequeña muestra del amplio registro fósil que pretende ilustrar a grandes rasgos el aspecto de las dos Clases más notables del Filo, los Gasterópodos, popularmente llamados "Caracoles" y los Bivalvos; excluyo intencionadamente a los Cefalópodas con el fin de dedicarles un capítulo íntegro en el futuro. Todas las piezas aquí expuestas proceden de mi colección personal que incluye un mayor número de especímenes cuya presentación prolongaría en exceso este artículo.
Las primeras piezas que pueden verse conforman un raro ejemplo de Arqueogasterópodos primitivos. Archaeogastropoda es el nombre aplicado a un viejo Orden actualmente en desuso, ubicado en la Subclase Prosobranchia, siempre bajo los dogmas de la clasificación clásica; la ubicación actual de estos antiguos Gasterópodos, cuya representación se mantiene en la actualidad dado que aún es posible hallar especies vivas en litorales rocosos de mares cálidos y templados de todo el globo me resulta desconocida tras perder su ubicación a lo largo de los numerosos cambios que ha sufrido la clasificación del grupo. Los especímenes en cuestión pertenecen al Género Rhombella, proceden de la formación Júpiter, en el Silúrico medio de la isla Anticosti (Québec), Canadá.

Rhombella sp.

La siguiente muestra recibe la nomenclatura de Glauconia sp. y representa por sí mismo el estereotipo de los Gasterópodos marinos. Mucho más reciente en el tiempo y de hecho notablemente más avanzado que el Género anterior, Glauconia estaba en vida dotado de un voluminoso cuerpo visceral y un extenso pié musculado que le permitía avanzar por el lecho costero soleado. Aunque desconozco la procedencia exacta de esta pieza en particular, los fósiles de este Género son comunes en los sedimentos cretácicos de casi todo el mundo, siendo muy conocidos depósitos conchíferos en toda Europa.

Ejemplar de Glauconia sp.

Sería posible rellenar cientos de páginas mostrando y comentando especies de Gasterópodos extintas, pero respetando el carácter general de este texto, la siguiente especie que presento se incluye en otra de las grandes Clases de Moluscos, los Bivalvos.
También del Cretácico inferior es Exogira flabelata, un miembro de la Familia Gryphaeidae, correspondiente al Orden Ostreoida. No es el único componente de esta Familia representado en mi archivo fosilífero, pero si uno de los más bellos. Aquí puede verse una de las valvas decorada con espinas y protuberancias. Debido a que el Género Exogira, popularmente llamado "Ostra de panal de Abeja", solía anclarse en el terreno rocoso costero de los litorales tropicales en posición costal, la valva izquierda solía estar más desarrollada que la derecha, usada esta última a modo de “tapadera”, generando así una asimetría fortuita.

Balva fósil de Exogira flabelata.

Espectacular podría ser un buen calificativo para definir las conchas perfectamente conservadas que hasta nuestros días han llegado de Myophorella lusitanica, un Trigoniidae de talla media procedente del Jurásico medio europeo. La pieza en cuestión presenta algunas deformidades localizadas a causa del peso sedimentario y cierta erosión de las espinas laterales pero en cualquier caso ha conservado gran parte de su aspecto original; originario de Portugal, se acerca a las dimensiones medias de su especie.

Myophorella lusitanica.

Lejos de conformar un trabajo de referencia, con este artículo espero haber suscitado el interés del lector por este colosal Filo y su abultado registro fósil. Si lo desea es posible hallar fotografías y referencias de un mayor número de especies fósiles de Moluscos en la página de seguidores de El Espejo de la Ciencia en Facebook, tan solo tiene que visitar el álbum fotográfico dedicado a este artículo. Toda participación será bienvenida.

martes, 18 de enero de 2011

Enciclopedia de los Animales.

“Enciclopedia de los Animales”,
de National Geographic.


Año nuevo, obra nueva, es justamente lo que ha debido pensar el editor de National Geographic Society, quien a través de la licenciataria de la sociedad en España, la cual recae en el grupo editorial RBA, pone al alcance de los amantes de la vida salvaje la que es sin duda la mayor obra temática publicada en nuestro idioma.
En efecto, National Geographic publica su obra más amplia y detallada sobre el Reino Animal, todo un conjunto enciclopédico sin igual es español. El título asignado a la versión castellana es “Enciclopedia de los Animales” y cuenta con nada menos que veinte tomos organizados por grupos faunísticos. De estos veinte volúmenes, cinco de ellos están dedicados a los Mamíferos, el mismo número de libros son dedicados a las Aves y otros tantos a los Peces; dos volúmenes se dedican a los Saurópsidos bajo la denominación “Reptiles”, otros dos tienen a los Invertebrados como temática mientras que un único tomo trata a los Anfibios. En total, veinte libros rematados por un tomo independiente que alberga tanto el índice general de la obra como un completo diccionario temático. Cada tomo está a su vez subdividido en grupos biológicos más reducidos, describiendo fielmente y de forma amena, acompañado de numerosas fotografías, ilustraciones, mapas y gráficos, las diferentes Familias de la Fauna mundial. Nunca antes una sola obra había alcanzado tal lujo de detalles.
Con esta novedosa publicación National Geographic pretende sustituir su vieja obra sobre la materia, reeditada en varias ocasiones en años anteriores bajo el título “El maravilloso mundo de los Animales”, la cual constaba de tan solo diecisiete tomos organizados de forma semejante a la nueva publicación pero que ha quedado ya obsoleta en términos de Biología, Etología y Cladística. Además, la nueva enciclopedia viene acompañada de una veintena de DVDs en los que pueden hallarse los mejores y más recientes documentales sobre vida salvaje, cuyas temáticas vienen a complementar la edición impresa, correspondiéndose cada disco con el grupo biológico abordado por el tomo al que acompaña.
La recopilación documental está compuesta por treinta y seis títulos, los cuales se mencionan a continuación: Viviendo entre Leones, El regreso de los Canguros, Gorilas de montaña, Los nuevos Chimpancés, Leopardos al acecho, Gigantes del ártico, Gigantes de África, El Camello salvaje de los Andes, La cara oculta de los Delfines, Orcas, Lobos de mar, Cocodrilos gigantes, Los Dragones de las Galápagos, En los dominios de la Anaconda, La Serpiente del arco iris, Transformaciones en el mundo Animal, Ranas peligrosas, Calamares gigantes, Los conquistadores, Avispones del infierno, Abejas asesinas, Emperadores del hielo, Las puertas del infierno, Demonios voladores, Buitres del Serengueti, Cazadores silenciosos, Las garras del terror, El seductor del bosque australiano, La isla de los Pájaros vampiros, Joyas del mar del Caribe, La vida en las Marismas, La caza del gran Tiburón blanco, El Tiburón tigre, Salmones a contracorriente, Las Truchas de Yellowstone, Vida en los arrecifes y A la caza del Atún gigante.
A su vez, el nuevo compendio va a ofrecer una alternativa a gran escala a otro libro publicado recientemente, “Enciclopedia de los Animales”, una edición compuesta por un solo volumen dispuesto a modo de guía general que a muchos resulta absolutamente insuficiente.
La impresión y encuadernación de la obra fue acometida en España a lo largo del pasado año y ya en su momento, la editorial Ediciones El País sondeó su comercialización bajo licencia de RBA, pero es ahora cuando la licenciataria de la sociedad inicia su venta a gran escala y lo hace de tres formas diferentes; los lectores interesados pueden obtener la enciclopedia a través de su adquisición mediante reserva en quioscos y librerías o mediante suscripción directa a través del grupo RBA, siendo ésta la opción más cómoda, segura y económica ya que los componentes de la publicación son recibidos puntualmente en su propio domicilio; también puede ser adquirida como complemento del diario ABC. En cualquiera de los casos se adquirirá siempre como volúmenes coleccionables; el lector puede así obtener solo las partes de la obra que resulten de su interés si no desea adquirir la totalidad de la publicación.
A modo de comentario personal, me gustaría resaltar la enorme calidad y fiabilidad de edición e información vertida en la enciclopedia precursora de esta novedosa obra; “El maravilloso mundo de los Animales” fue una publicación sublime que ahora se ve reemplazada por un conjunto enciclopédico actualizado y notablemente ampliado. Por otro lado, he tenido la oportunidad de ver muchos de los documentales que aquí son dispuestos en formato DVD y algunos de ellos forman parte de mi videoteca particular, gozando todos ellos de la fascinante hechura que caracteriza a National Geographic. Recuerdo al mismo tiempo que la editorial Larousse publicó en España a mediados de la década de 1.990 un extracto modular de la vieja enciclopedia a modo de fascículos coleccionables y encuadernables, antes de que la sociedad estableciese su licenciataria en este país y la acompañó de una notable colección de documentales en formato VHS, pero ésts se componía de audiovisuales escogidas entre un gran número de productoras que no daban homogeneidad alguna a la colección y desde luego no gozaban en absoluto de la calidad y el buen hacer de National Geographic. “Vida Salvaje” fue el título de dicha publicación y también forma parte de mi archivo personal, quizá algún lector la haya conocido de igual modo.
Si tienen la oportunidad de adquirirla, esta es una obra que recomiendo sin reparos.

lunes, 10 de enero de 2011

Punto caliente de Biodiversidad.

Finalizó ya el renombrado Año Internacional de la Diversidad Biológica, y con él concluyó también uno de los estudios más ansiosamente esperados por Biólogos y Ecologistas valencianos.
Lejos de defraudar toda expectativa, el informe publicado hace apenas unas semanas ha terminado por poner a la región valenciana a la cabecera continental de la biodiversidad, y no es para menos, pues la tesis, apoyada por numerosos estudios académicos aportados por las Universidades locales y nacionales ha contabilizado nada menos que 17.300 especies diferentes, dentro de sus fronteras autonómicas constituyendo un referente a nivel europeo.
La Comunidad Valenciana es una de las diecisiete Comunidades Autónomas que conforman España. Su superficie, de apenas 23.255 kilómetros cuadrados apenas constituye poco más del cuatro y medio por ciento del territorio terrestre nacional, siendo así la octava Comunidad más extensa del país, pero a pesar de su limitada extensión, ésta alberga en torno al veinte por ciento de toda la biodiversidad catalogada en el país ibérico, una tasa que no encuentra parangón alguno en todo el continente europeo, Asia menos ni Oriente medio. Tal y como desvelaba en fechas recientes el Conseller de Medio Ambiente, Agua, Urbanismo y Vivienda, D. Juan Cotino, han sido censados alrededor de diecisiete mil trescientos Taxones de Flora y Fauna, rebasando las expectativas más optimistas vertidas al respecto y satisfaciendo a profesionales y amantes de la materia. Se advierte además de que las especies conocidas en la actualidad no son más que un porcentaje de las que habitan realmente la zona, por lo que la Criptozoología todavía juega un papel preponderante a la hora de catalogar las formas de vida que aquí encuentran su hábitat y tasar su variedad.
Esta región levantina, bañada por las aguas del Mediterráneo, cuenta con gran número de ecosistemas variados; llanuras marítimas, montañas y valles de distintas altitudes, marismas, albuferas, bosques, humedales, archipiélagos, praderas, ecosistemas fluviales, costeros y marinos de diversa profundidad y consideración están presentes junto a paisajes rurales y urbanos, aportando así un inestimable abanico de hábitats que dan cobijo a tan notable cifra de entidades vivas, siendo éste el principal soporte para su existencia.
También cabe destacar que la región autónoma valenciana cuenta con uno de los entramados de áreas protegidas más notables de España; entre Parques Naturales, Parajes Naturales Municipales, Reservas Naturales, Monumentos Naturales, Paisajes protegidos, Microreservas de Flora y Zonas de especial protección para las Aves, la Comunidad Valenciana ha protegido más del trece por ciento de su territorio, una política que sin duda está contribuyendo a conservar la riqueza natural que ostenta a pesar de sus carencias. La Red Natura 2.000 goza por su parte de una ámplia representación y no olvidemos que el parador de Els Ports – Maestrazgo ostenta una firme candidatura para ser declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Con todo, estamos ante el área menos deteriorada de cuantas bordean la franja costera del Mediterráneo occidental y una de las regiones ambientalmente mejor conservadas del país. Un dato concreto que refleja esta situación es que la provincia de Castellón, la más norteña de las tres que componen la Comunidad, conserva todavía hoy más del cuarenta y cuatro por ciento de su masa forestal originaria, seguida de Alicante con algo más de un tercio de forestas preservadas; es sin duda la provincia de Valencia la menos afortunada, merced a su mayor peso demográfico.

Trazas de la rica biodiversidad valenciana.

En cualquier caso, merece la pena ser más autocríticos pese a la benevolencia de los resultados obtenidos y prestar atención a los problemas que acechan a este verdadero punto caliente de la diversidad biológica española. Sin dudarlo un solo instante, es precisamente la expansión demográfica experimentada en años recientes, junto al aborrecido cambio climático, el mayor de los problemas que deben ser enfrentados si queremos que la región siga siendo el epicentro vivo que es. En menos de una década, la población humana valenciana se ha incrementado más allá de un cuarenta por ciento, superando ampliamente los cinco millones de habitantes, una cifra que inevitablemente hace mella en el medio ambiente. Una quincena de ciudades han rebasado con creces los cincuenta mil habitantes, generando una demanda de materias y energías más que considerables.
A la luz de las conclusiones manifestadas en tan alabado informe, solo resta seguir apostando por las energías limpias, la preservación de especies y ecosistemas y la correcta gestión de los ricos ambientes valencianos, además de exigir políticas comprometidas con el desarrollo sostenible.
Demos la bienvenida al Año Internacional de los Bosques y de la Química.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...