A continuación se exponen las Publicaciones del Blog según preferencias.

jueves, 24 de febrero de 2011

Taller Eco – Limpieza doméstica.

Un oscuro futuro se oculta bajo el marketing de productos de limpieza. En una sociedad consumista cada vez más volcada en las comodidades que el comercio y la publicidad nos brindan, el uso de productos de limpieza casi milagrosos se extiende como una epidemia entre los hogares de todo el mundo, sin que el consumidor sea a menudo consciente del impacto ambiental que muchos de esos productos generan, por no hablar de sus implicaciones en la salud de humanos y Animales domésticos.
Lamentablemente, la gran mayoría de los productos “limpiahogar” de uso generalizado obtienen su eficacia en agentes Tensoactivos, basados a menudo en Sales sódicas procedentes de de Sulfatos de alquilo o de Ácidos Alquilbencenosulfónicos de cadena lineal, todos ellos altamente tóxicos y perniciosos a la hora de ser vertidos en la red de evacuación sanitaria o alcantarillado que pronto o tarde termina desembocando en cursos fluviales o en el mar. Otros productos hacen uso de igual modo de agentes activos tales como el Ácido Clorhídrico a la hora de prestar limpieza e higiene ante acumulaciones de Óxido de Calcio (Cal) o de desincrustante; constituyendo así un elemento nocivo más.
Dado que la legislación vigente así lo permite, muchos de los productos de uso sanitario destinados a la limpieza del hogar apenas presentan información acerca de su impacto medioambiental y su etiquetado se limita a advertir de sus implicaciones para la salud humana e incluso dicho dato no siempre se presenta de forma clara y precisa.
Con la intención de arrojar luz sobre la problemática que presenta el uso de algunos de los productos de limpieza doméstica con respecto al medio ambiente y la salud la Fundación Noves Sendes (Nuevos senderos) de Betxi albergará un taller informativo en su Centro Cívico.
Noves Sendes se define a sí misma como una Fundación local para contribuir al fomento de la responsabilidad social y el compromiso cívico en favor de la comunidad y la resolución de sus problemas que mediante el apoyo a iniciativas de personas y organizaciones de la ciudadanía, genera procesos, implementa proyectos y realiza actividades participativas que aportan valor para el desarrollo personal y social de su entorno, para la construcción de un mundo más armónico y sostenible.
Bajo el título "Eco - neteja domèstica” (Eco – limpieza doméstica en dialecto valenciano local) la Fundación presentará un taller organizado con la colaboración de la Asociación de Amas de casa de la localidad castellonense; un evento de carácter informativo y práctico que pretende advertir de los riesgos que presenta el uso de productos químicos en el hogar, aconsejar sobre el uso de productos naturales menos dañinos que pueden ser utilizados para la higiene doméstica, ofrecer alternativas de limpieza responsables con el medio ambiente elaborados de forma artesanal por nosotros mismos y fomentar el uso de productos y técnicas tradicionales y a veces perdidas, aunque valiosas, que permitan mantener la vivienda limpia minimizando el uso de agentes nocivos.
“Aprender remedios caseros para la limpieza doméstica e ideas para un consumo más responsable” es la consigna con la que se enfoca este interesante evento dirigido no solo a las amas de casa, sino a un público de lo más diverso por una sociedad cada vez más cooperante y equitativa. El evento cuenta con la intervención de Esther Carnet, quien orientará el buen desarrollo del taller.
El evento va a ser llevado a cabo el próximo Jueves día 3 de marzo a las 18 horas en el Centro cívico de la Fundación tal y como se indicaba anteriormente, el cual se ubica en la Avenida Primero De Mayo numero 23 (Planta baja) de Betxi (Castellón), España. Con el fin de organizar mejor el taller impartido será necesario inscribirse como asistente, proceso que resulta totalmente gratuito. Para ello, debe ser cumplimentado el formulario que a continuación se ofrece y hacerlo llegar a la sede de la Funcación, ya sea entregándolo personalmente en la oficina o remitiéndolo a través del correo electrónico info@novessendes.org. Otra alternativa es la inscripción telefónica, el número facilitado para ello es el 964 62 00 10.
Se trata de un acontecimiento de lo más útil e informativo que proporcionará una valiosa herramienta en forma de conocimiento que permitirá hacer un uso más racional de los productos dispuestos a nuestro alcance para la limpieza del hogar, no te lo pierdas.

- Formulario de inscripción al Taller “Eco – Limpieza doméstica” (PDF).

jueves, 17 de febrero de 2011

Ese gran lago invisible.

De lagos subterráneos o de acuíferos sin río han sido calificadas a menudo las Cuencas Artesianas, esos accidentes hidrológicos subterráneos casi desconocidos.
Son llamadas Cuencas Artesianas las acumulaciones de agua subterráneas atrapadas por un estrato inferior impermeable y uno superior permeable, cubierto por una capa superficial poco porosa o impermeable de confinamiento. Estas masas hídricas se generan siempre en terrenos bajos, rodeados total o parcialmente de relieves de mayor altitud, dotados de estratos permeables que permiten el drenaje hacia las cuencas situadas más abajo.
Las Artesianas son retenidas por un estrato impermeable situado bajo capas de sedimentos hidrófugos, generalmente dichos estratos se componen de roca sólida o de arcillas finas, las cuales impiden que las aguas se filtren a mayores profundidades y lleguen al mar; a menudo este lecho impermeable tiene forma de cuenco, pero también puede resultar prácticamente llano. Sobre éste, capas sedimentarias de grava, arena, calizas u otros componentes permeables permiten la acumulación de Napas freáticas, retenidas bajo el subsuelo gracias a una cubierta superficial casi impermeable. El abastecimiento de estas aguas viene dado por aquellos accidentes geográficos situados a mayor altitud, como puedan ser mesetas o montañas, cuyas captaciones hídricas, ya procedan de precipitaciones en forma de lluvia o de nueve o de humedades atmosféricas son vertidas mediante caudales subterráneos a las Cuencas, a menudo ubicadas en lejanos emplazamientos. Debido a la mayor altitud de las fuentes originarias y a la ubicación inferior de las Artesianas, es frecuente que éstas presenten una capa freática más elevada que el propio terreno bajo el que se acumula, estando así sometidas a la presión ejercida por la gravedad, es por ello que los pozos artesianos, ya sean naturales o artificiales, presenten presión de ascensión a causa del conocido principio de vasos comunicantes; en efecto, el agua emerge a borbotones cuando la capa freática se haya por encima del terreno.
A diferencia de los acuíferos, las cuencas Artesianas rara vez constituyen el origen de cursos fluviales, dado que éstas se sitúan en terrenos poco elevados y carentes de pendientes, pero si pueden formar lagos superficiales. Si la cuenca carece de pozos o fugas en la superficie, es común que pasen totalmente desapercibidas.
A lo largo de los siglos han sido identificadas miles de cuentas Artesianas; las primeras en ser descubiertas contaban con pozos que las delataban, pero con el tiempo fueron descritas muchas otras mediante estudios geológicos o prospecciones hidrológicas. Semejantes cúmulos de agua son muy comunes bajo las arenas del desierto del Sahara, una característica que no ha pasado desapercibida para los sedientos habitantes de sus tierras; también están presentes en zonas de Sudamérica, abastecidas por las altas cumbres de Los Andes, así como en Asia y en menor grado en Norteamérica y Europa. Sin embargo, la más grandiosa de todas ellas es con diferencia la bien llamada Gran Cuenca Artesiana.
La Gran Artesiana está situada en el continente australiano, de hecho, ocupa casi una cuarta parte del territorio nacional de Australia; se extiende entre los estados de Territorio del Norte, Queensland, Australia del Sur y Nueva Gales del Sur; su extensión estimada es de al menos 1.712.000 kilómetros cuadrados, lo cual la convierte en la más extensa del mundo; no obstante, es también de récord su profundidad, dado que en algunos puntos rebasa los tres mil metros, muy por debajo del resto de cuencas conocidas.

El 23 % de Australia se extiende
sobre la Gran Cuenca Artesiana.

Este colosal accidente hídrico tuvo su origen en el fondo marino, pues a lo largo de casi toda la era Mesozoica, esta región formaba parte del lecho arenisco del océano, el cual se vio dotado de una cubierta de rocas sedimentarias menos permeables que lo dotó de las características apropiadas para confinar una gran masa de agua subterránea con un nivel freático elevado. La tectónica de placas terminó por elevar la región al mismo tiempo que se proyectaba hacia arriba la Gran Cordillera Divisoria, la que proporcionaría además una buena parte de las aportaciones hídricas de la cuenca.
Estudios recientes han determinado que las cálidas aguas de La Gran Artesiana, cuyo rango térmico oscila entre los 30º C y los 98º C, se reciclan periódicamente al recibir nuevas aportaciones desde los cuerpos montañosos procedentes de todo su perímetro (Excepto del Este) y presentar las fugas que experimenta en forma de manantiales y pozos; parece ser que en las regiones del Norte y del Sur, donde existe una mayor renovación hídrica, el agua se acumula de media durante dos millones de años, pero en zonas más profundas del centro de la cuenca puede darse un estancamiento superior a los diez millones de años.
Observando los pozos naturales por donde emergían las aguas del subsuelo, los Aborígenes establecieron rutas migratorias y comerciales enlazando los tan necesarios oasis de vida que ofrecían en medio del desierto, pero su explotación sistemática no se produjo hasta la llegada de los europeos, quienes no tardaron en generar nuevos conductos artificiales por donde extraer el preciado líquido con el fin de abastecer sus explotaciones agrícolas y ganaderas, así como sus ciudades. Dado que la Artesiana es la única fuente fiable de agua dulce en los estados de Australia del Sur y el Territorio del Norte, sobre todo en las zonas situadas en el interior del continente, el gobierno australiano decidió crear una comisión reguladora con el fin de gestionar tan valioso recurso; el GABCC o Comité Coordinador de la Gran Cuenta Artesiana nació con dicha finalidad y presenta potestad a diversos niveles de la burocracia nacional. Este organismo es el responsable de la mayoría de los estudios científicos llevados a cabo referentes a la cuenca, tanto en referencia a su aportación a los ecosistemas locales como a los efectos de su explotación masiva; muchos de esos informes de origen académico están siendo aplicados a la hora de elaborar un Plan Estratégico de Gestión a nivel nacional.

miércoles, 9 de febrero de 2011

Energías renovables y trabajo.

Con una encrucijada nos topamos en el camino. El progreso ha sido históricamente el camino que hemos decidido seguir a toda costa, cueste lo que cueste, como si de él dependiese todo aquello que los humanos consideramos de valor, como si a nuestra especie ninguna otra cosa la definiese mejor. En el progreso se han hallado la comodidad y la solución a muchos de los problemas que nos han atormentado, pero apremia recordar que en el nombre de éste hemos cometido algunas de las mayores aberraciones; hemos atentado perseverantementemente contra el ecosistema de este planeta que nos sustenta como si sus bonanzas fusen infinitas y su estabilidad natural inquebrantable; saquear sus recursos, empobrecer su diversidad, contaminar el entorno e incluso alterar el clima han sido actividades permitidas y aceptadas como medio para potenciar ese progreso que ahora se torna en un arma de doble filo.
En nuestro mundo de los siete mil millones, aquellos recursos antaño despreciados, sacrificables en el altar del progreso, son hoy un bien de primera necesidad, aceptado ya el rol imprescindible que los ecosistemas juegan en nuestra manutención.
Ahora hablamos de crisis, los expertos llevan décadas advirtiendo del inaceptable ritmo de explotación que los recursos naturales del planeta sufren, Científicos y ecologistas anuncian ya una extinción masiva de proporciones inconmensurables y un cambio climático a todas luces fatídico, tanto para humanos como para el resto de los moradores de la Tierra. Y por si ello fuera poco, otra crisis, la financiera, que está minando el sueño de la humanidad, el progreso y sus frutos, la comodidad y el bienestar.
Nuestra peculiar encrucijada nos llevó a pensar que era necesario elegir entre nuestro amado progreso y la preservación de los recursos naturales, duelo que irracionalmente éste ultimo tenía todas las de perder; afortunadamente dejamos ya aquella discusión tomando una vía alternativa que diera satisfacción a ambas necesidades; lo llamamos, progreso sostenible, y aunque sus límites y repercusiones aun hoy no terminan de estar claros, conforman una creciente esperanza de hallar cierto equilibrio entre ambos propósitos.
Recursos alimentarios y energías son el mayor reto a la hora de integrarse en esa compleja ecuación que es la sostenibilidad del progreso dado que constituyen los dos pilares fundamentales que deben encontrar firme cimiento para sustentar la subsistencia y la actividad humana. Ambos demandantes de unos recursos que hoy escasean y cuya explotación se traduce en agresión directa al ecosistema.
Aunque el incremento de la productividad alimentaria es todavía hoy un crucigrama que mantiene ocupados a gobiernos, especialistas y productores, la demanda de energía limpia y rentable empieza a obtener poco a poco una razonable cobertura, pues los proyectos de investigación enfocados hacia la obtención de fuentes no contaminantes y mecanismos para su explotación han dado buenos resultados pese a que la perfección no se encuentra todavía a nuestro alcance.

Energía eólica, ecología y empleo en convivencia.

Es justamente la obtención de la energía que nutra nuestra actividad la que en los tiempos que corren más daño está ocasionando al medio ambiente y sin embargo la que con mayor facilidad encuentra el camino sostenible que contente nuestra demanda y contribuya a la recuperación económica que la crisis financiera dejó en punto muerto, no precisamente por su moderada rentabilidad, sino por haber supuesto un aliado contra el desempleo que asfixia la economía de países como España.
Ahora que la industria, el comercio y las finanzas luchan por seguir adelante y recuperar su pasado esplendor, la puesta a punto de instalaciones técnicas que permitan explotar los recursos energéticos libres de contaminación ha supuesto un salvavidas para muchos de los cuatro millones de trabajadores damnificados por el desempleo; no en vano, más de sesenta y ocho mil empleos son generados de forma directa por esta creciente industria y los efectivos laborales bien podrían superar los doscientos mil al finalizar la presente década; si contabilizamos de igual modo los puestos de trabajo generados de forma indirecta, ahora mismo encontramos a 113.300 trabajadores que deben su actividad laboral a las energías renovables.
Pese a que fueron muchas las formas propuestas para la obtención de este tipo de energías, son por ahora la solar y sobre todo la eólica las que más acogida han recibido entre administraciones y particulares, siendo por tanto estas dos las que mayor riqueza y empleo generan en la actualidad. Gracias también a algunas de las políticas emprendidas por el ejecutivo nacional y las diferentes administraciones territoriales, tales como la obligatoriedad de independencia energética de los edificios públicos de reciente factura mediante el uso de placas fotovoltaicas o el empeño de ciertas autonomías por abastecer al menos un tercio de la demanda energética de su territorio de forma limpia antes del próximo año, el sector energético “verde” ha visto crecer sus efectivos y expectativas de futuro.
El reciente estudio gestado y publicado por el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) por encargo del Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía (IDEA) ha desvelado el verdadero potencial que presenta el sector energético de las renovables y le augura un próspero devenir. Dicho estudio ha revelado además que el 44 % de los empleos del sector están relacionados con la instalación y mantenimiento de parques eólicos mientras que el 38 % están sustentados por la energía solar, aunque no se ha discernido entre trabajadores dedicados a la instalación fotovoltaica y los que se consagran a la puesta a punto de grandes parques centralizados para el aprovechamiento de la energía solar como el de Sanlúcar en Sevilla, aunque se estima que este tipo de instalaciones Solar – Térmicas dan trabajo a casi el 10 % del total de empleados. Muy por detrás se hayan la explotación de biomasa con un 5 % y otras formas de obtención energética.
Trabajo remunerado y bien pagado es lo que ofrece un sector que en busca de la ansiada rentabilidad y como siempre en nombre del progreso ofrece en un país sediento del empleo y la riqueza antaño abundantes.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...